Estudiar a los .... tantos

Publicado en por SURGE VETERA

A mis 62 años he vuelto a estudiar y, lo más importante, he ingresado, por primera vez,  en la Universidad. No quiero preguntarme por las razones sino exponer mis motivaciones. Exponer las razones es un ejercicio de justificación casi inquisitorial. Me gusta más habar de motivaciones, de sensaciones y emociones (smarticons). Ya los más importantes filósofos griegos distinguieron entre razón y percepción y filósofos más modernos hablan de "las razones del corazón"; E. Punset habla de la importancia en la toma de decisiones de la razón que utiliza la acumulación generacional de las percepciones sensoriales y emocionales, muchas veces, despreciadas.
Cuáles han sido las motivaciones o las razones emocionales que me movieron a solicitar en el verano último la inscripción en el "Aula de la experiencia".

Historia (se sobreentiende pasada).
En mi caso, y creo que en el de la mayoría, siempre tuvimos la necesidad de entrar en la vida laboral desde jóvenes (entonces se consideraba jóvenes a los 16 años ¡¡¡): situación socioeconómica de nuestras familias, cultura obrera imperante en aquellos momentos, imposibilidad de acceder a las instituciones de enseñanza existentes (años 60). incluso, no menos importante, el rechazo ideológico a la Universidad creada en Navarra por aquellas fechas. En definitiva, que optamos "a trabajar" a pesar de la formación humanista (instituciones religiosas) que teniamos.
                                               PC161403.JPG
Sensaciones                                                                                                                                                                                                                                                              Insisto en la validez de las percepciones sensoriales y de las emociones como base del razonamiento. Comenzar a esta edad los estudios en la Universidad supone seguir y continuar la construcción de un puente inacabado. Todos habremos visto el progreso de la estructura de los puentes que se tienden en las actuales infraestructuras viarias y hemos sentido el vértigo de las enormes vigas lanzadas al vacío en busca de la otra orilla y cómo, a su finalización, contemplamos la obra y nos quedamos tranquilos.

                                                                          PB041214

Esta es la sensación que hemos tenido durante nuestra vida laboral. Hemos tendido el puente, hemos soportado el extremo que faltaba y ahora podemos pasar de una margen a otra del río. Sin embargo, para mí, ahora me quedo en medio del puente, no necesito llegar a oto lado, no necesito mirar al frente. Vuelvo la mirada al río; de dónde viene y hacia dónde se dirige. El puente me permite observar el fluir del agua (Heráclito, todo avanza), divisar el acontecer desde lo alto de un puente románico.



Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Alicia 01/15/2010 14:34


Hola Jesús, mi más sincera enhorabuena por tu blog; eres más animado que yo para estos temas. Quizá es porque considero que no tengo demasiado que aportar; o quizá es pereza .... ¡quién sabe!. El
caso es que, hoy por hoy, no estoy por la labor; sin embargo me parece de mucho valor que otros lo hagais. Repito: ¡enhorabuena!. Me ha parecido que, en conjunto está muy bien, aunque te discutiría
cosas relacionadas con la razón, la percepción, las emociones, etc.. ¿Es lo mismo "las razones del corazón" que el "corazón" de las razones?. No sé si está bien hecha la pregunta, pero a mi me
parece que no. Daría para hablar mucho, creo yo. Además, no estoy de acuerdo cuando afirmas que exponer las razones de tu ingreso en la UPNA sería una justificación casi inquisitorial; a mí me
parece que siempre que se expone una razón o razones (sea para lo que sea), si éstas son verdaderas, no sólo no son justificación, sino que es la base para empezar a andar el camino por la ruta
correcta (o como mínimo la menos mala). Bueno Jesús, ya sé que lo dejo todo a medias, pero para el estreno ya es suficiente y, como me conozco, si no corto ya te dejo sin espacio libre. Espero
continuar entrando aquí a echar un ojeada. ¡Ah, por cierto!, no le quites méritos a uno de mis filósofos favoritos, Heráclito, que para ése sí que fluía todo:"El principio fué el movimiento". Y yo
digo: Amén.
Un saludo.