La Iliada, héroes mortales, maldad inmortal

Publicado en por SURGE VETERA

He terminado la lectura de esta magnífica obra de Homero (algunos dicen que es una recopilación de hechos que se transmitían entre el enjambre de pueblos y ciudades que poblaban aquellas tierras). Veinticuatro cantos con una descripción brutal de hechos sangrientos y esfuerzos sin denuedo. Impresiona la continua y repetida descripción de la caída y muerte de los héroes en batalla: “la muerte lo envolvió en su velo, y su alma, escapándose del cuerpo, voló al Hades llorando su destino”, “ ... e hiriéndolo en la extremidad del hombro, le sacó la punta por el pecho”. Inmensa la descripción del estruendo producido en el campo de batalla, la caída de un guerrero, sus armaduras bellamente talladas por herreros de tierras lejanas.

 

Es un canto a los héroes mortales (algunos semidioses como Aquiles, Sarpedón) con sus  nombres y su linaje y el nombre de sus antecesores, venidos de tierras hermosas y feraces (se criaban caballos y ovejas y frondosos bosques) y todos ellos con innumerables hechos heroicos. Todos luchan con valor y no huyen del sacrificio y de la muerte en la batalla.

 

Pero lo que más me asombra es cuando pienso en los motivos de guerra tan cruenta: el “secuestro” por Paris, de la hermosísima esposa de Menéalo, Helena, y el “rapto” por Agamenón, de la también hermosísima “compañera” de Aquiles. Lo que hoy se hubiera dilucidado en un plató de televisión vespertino y hubiera dado lugar a sucesivas comparecencias en los medios del corazón, desencadenó la más atroz de la guerras.

 

Y qué hacían los dioses en esta historia?. Me horroriza verlos interviniendo en las batallas, a favor o en contra de los dos bandos contendientes, favoreciendo o persiguiendo a diferentes héroes, incitándolos a la guerra y a la muerte. Postura impresentable la de Zeus que arrastra estratégicamente a los héroes mortales, según su conveniencia contra los deseos de otros dioses (Tetis, Hera, Atenea, Poseidón). Cómo se puede ser tan malvado¡¡.

La Iliada, como nos decía nuestro profesor "depredador de esteriotipos y de mitos" un libro imprescindible en nuestra lectura.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post