Trabajo sobre filosofía

 

El increíble viaje desde el mito a la razón …y viceversa

 

1.- Preliminares.

 

El pequeño trabajo que presento no pretende ser un estudio o compendio fidedigno de las distintas visiones que, a lo largo de la historia y diferentes civilizaciones, se ha dado a la interpretación del origen y causa de la existencia de los hombres y la naturaleza. Más bien es mi reflexión sobre los diferentes planteamientos sobre el Origen/Génesis.

 

Sí he pretendido presentar, en forma gráfica, un comparativo de los diferentes planteamientos que sobre el origen de las cosas se hicieron por parte de los filósofos presocráticos y compararlos con la explicación que hacían las culturas teogónicas anteriores a estos filósofos (600 a.C.). Tanto la visión de Dios como explicación de los orígenes como las explicaciones materialistas que fueron montando los siguientes filósofos, conformaron el comportamiento de las sociedades que surgieron en los entornos que hoy llamamos occidentales y, más todavía, dieron soporte a toda la evolución de la filosofía a partir de estos pensadores presocráticos; la idea del origen de las cosas, el objeto del pensamiento y la razón, la ética y la moral en las sociedades.

 

La forma gráfica de presentar los pensamientos puede resultar “patética” para tan alto tema. Sin embargo he pretendido “visionar” un tema tremendamente “textual” en forma de redacción geométrica quizás convirtiéndome, de paso, en un sofista ateniense. También he pretendido sintetizar (igual de patético) las explicaciones y diferencias en tres puntos de apoyo: Lo primario, La causa, El objeto.

 

2.- El mito y la observación de la naturaleza

 

Empezaré por contar una curiosa historia. Un buen profesor y, sin embargo, amigo, Padre Agustín de Zumaia, fraile capuchino, me relató lo siguiente. En el precioso valle del Baztán, en Navarra, a final de cada Octubre los hombres de las casas del valle acudían al Colegio de Lekároz para confesarse y comulgar, práctica muy meritoria en la religión católica, ampliamente implantada en toda Navarra . El fraile fue indagando esta práctica religiosa y llegó a la siguiente conclusión: a finales de Octubre se procede a la recolección de la castaña. El árbol que la produce, el castaño, tiene unas ramas muy endebles y parece que era frecuente que se cayesen, lastimasen y se habría dado el caso de llevar a más de uno hasta la muerte. De esta observación de la naturaleza decidieron, además de reforzar las escaleras con las que hacían la recolección, influenciados por el mito religioso, prepararse para la muerte haciendo confesión general y comunión para así entrar en el Reino de los cielos que les promete su religión.

 

3.-  Los planteamientos teogónicos, EL MITO

 

Anexo 1

 

3.1 El Judaísmo (un solo Dios)

 

No sólo ésta es la característica o punto más diferencial con las explicaciones que el Helenismo hace (variados y múltiples dioses). Lo más llamativo del Judaísmo, en comparación con las ideas que se exponen más adelante, es que parte de que lo primario (lo que luego se dirá la materia primaria) es LA NADA. Así lo dice El Génesis: “Dios creó el mundo de la nada”. Es algo incomprensible; de la nada, nada se crea y la nada es….(primera contradicción la nada no puede ser). Sin embargo esta forma de presentar lo primario hace recaer todo el protagonismo de la creación en LA CAUSA que crea, DIOS. Este es el primer paso para establecer a DIOS como centro de todo y cerrar el camino a cualquier otro ente o explicación del origen que no sea DIOS. Y pone las bases para todo lo creado: todo es Dios, todo vuelve a Dios y el mundo creado ES FINITO hasta su regreso a DIOS. La creación es un acto unipersonal y único sin intervención de factores ajenos a Dios. Como diríamos en jerga profana: Dios creó el mundo “sin encomendarse ni a Dios ni al diablo”. ¿Y el hombre?. Lo creó a “su imagen y semejanza” …. Hasta que pecó. Se incluye un factor de cambio externo a él pero negativo. La manzana (la mujer) no eran malos (él las había creado y “vio que era bueno” dice el Génesis); lo que le salió mal a Dios fue “darle al hombre pensamiento y voluntad”. El pecado se produce cuando el hombre “usa” esta facultad, por lo visto, imprevista por Dios. Solo desde la teología y la fe pueden darse otras interpretaciones más “benévolas” y más profundas de la creación de Dios.

 

3.2 El Helenismo (diversidad de dioses)

 

Lo mismo que en el punto anterior, la diferencia no está (aunque es importante) en que se plantean diversos dioses en lugar de uno; para mí la primera diferencia está en el planteamiento de lo primario; EL CAOS. Al admitir El caos, aunque caos, es ALGO más que LA NADA y además al admitir la existencia del Caos ya se admiten elementos que luego llamarán Aire, Fuego, Indefinido y sobre todo el caos, aunque caos, tiene unas normas (las propias del caos) que mantiene el algo en una forma de caos (“no toquéis el caos no vaya a desordenarse”). La visión teogónica de los griegos (Homero, Herodoto) introducen factores/dioses diversos en la formación (que no creación que dice el Judaismo) del mundo a lo que llaman HABITABLE. No tienen reparos, al contrario del Judaísmo, en incorporar factores o fuerzas diferentes a los dioses (luego las llaman semidioses) como la unión, el deseo, la venganza (Afrodita, Erinias) que no son nocivos, como en el Judaísmo, en sí mismo sino que intervienen en los procesos y en la evolución y creación del Cosmos. Los filósofos posteriores adoptarán estos factores como colaboradores en la formación del mundo compuesto de elementos primarios. Importante, el cosmos está hecho a escala humana porque previamente se les ha hecho humanos a los dioses. El Judaísmo plantea el camino contrario: los hombres son “imagen y semejanza” de un Dios eterno y creador pero con “una finitud” como hombre al volver a Dios infinito.

 

3.3 Influencia posterior de estas visiones teogónicas

 

Tanto los planteamientos del Judaísmo como del Helenismo han dado sustrato ideológico y de comportamiento a las sociedades que se han formado en la historia hasta nuestros días. Así, las sociedades o ideologías sustentadas en la visión Judía/Cristiana mantienen el inmovilismo que supone aceptar la existencia de un Dios absoluto en sus hechos iniciales de la creación y la anulación de cualquier otro componente exterior a él (el pecado es el uso de la voluntad individual del hombre) siendo el fin de la existencia predeterminado en su camino hacia Dios. No así las sociedades en las que se admite un principio “extraño” e “indefinido” y la intervención de actores diversos y factores coadyuvantes a la evolución y marcha de lo existente, visión que se traslada al comportamiento y funcionamiento de la sociedad dialéctica y evolutiva.

 

4.- Los Materialistas/naturalistas. LA CIENCIA

 

A partir del 600 a.C. (Anaximandro 547 a.C.) y en tan solo 100 años (Demócrito 460 a.C.) estos pensadores consiguieron sentar las bases para realizar explicaciones más racionales de las cosas, su composición y su fundamento. Comenzaron a dar a la razón, al pensamiento y a la observación de la naturaleza el sitio que hizo avanzar en la búsqueda del fundamento de las cosas y del ser del hombre. Comenzaron por admitir la existencia de un elemento primario: El Aire para Anaximenes y el Apeiron para Anaximandro. Este último establece como “lo primario” un algo “indefinido”, seguramente para no tener que nombrar a algo que da origen a una existencia diversa y diferente. Sería lo más parecido a “el caos” pero con más poder de generar lo que observa como “ordenado por elementos básicos” que observa en la naturaleza: el fuego, el aire, el agua y la tierra. Como aportación más importante a las visiones teogónicas está el factor que las causa: EL MOVIMIENTO. Ya no es algo mitológico (Eros, Dios). Es algo que observa que existe en la naturaleza y que, utilizando “lo indefinido”, genera las cosas compuestas de cuatro elementos básicos. En cambio, Anaximenes se atreve a nombrar “lo indefinido” como AIRE y además ya no es el movimiento la causa sino EL PROCESO (condensación y expansión) aunque manteniendo los cuatro elementos básicos de las cosas. Tanto el movimiento como el proceso lo incorporará Demócrito en su visión de creación de las cosas en base a los átomos. Hoy en día el factor movimiento y el factor proceso están en la base experimental de la ciencia.

 

5.- Los materialistas/idealistas. LA RAZON.

 

Anexo 2

 

La explicación material del origen y composición de las cosas del mundo no es suficiente para entender la diferenciación que se da en la naturaleza y sobre todo se busca otra forma de razonar superior a la simple observación que se queda para el desarrollo de la ciencia.

 

Surgen nuevos pensadores que empiezan por sustituir el objeto del pensar; no se trata de explicar la naturaleza sino “la forma” o lo que hace diferenciar las cosas aunque su naturaleza sea eterna. Además entienden que la forma de alcanzar el conocimiento de las cosas no es la observación sino el razonamiento aunque mantienen la observación a través de los sentidos para las percepciones y el mundo aparente. En este momento establecen que sólo la razón conduce al conocimiento del mundo real, a la verdad, al concepto y finalmente a la idea. Este es el principal hallazgo; la naturaleza se crea y transforma a través del movimiento (Anaximandro) y el proceso (Anaximenes) pero para la formación de la verdad y su conocimiento no hay otro camino que la razón.

 

En cuanto a la definición de lo primario, aunque Heráclito sigue insistiendo en el Fuego (elemento materialista) como principio, los demás pensadores presocráticos se acercan más a Anaximandro (lo indefinido) aunque denominándolo “el ser” (Parménides) o “el número” (Pitágoras).

 

Demócrito, sin embargo, encuentra la síntesis entre establecer el principio en algo concreto (Heráclito) y algo inmaterial (Parménides), estableciendo “el átomo” como la parte material indivisible (lo que no puede ya dividirse) y el vacío como espacio inmaterial donde se dan el conflicto de Heráclito y la norma o razón universal de Parménides.

 

También destacar, frente a la visión teogónica del Judaísmo, la aceptación  del cambio y del conflicto como algo inherente a la creación y evolución y transformación eterna de las cosas y del propio hombre. Se introducen términos como la proporción (Pitágoras), el logos (Heráclito), la razón y los sentidos (Parménides) en toda la génesis y evolución de un mundo eterno, del concepto.

 

En definitiva, los materialistas/idealistas de la escuela Eleática y Demócrito con su atomismo, ponen los fundamentos para la nueva filosofía o forma de razonar y entender, marcan el camino hacia el objeto importante del pensar y razonar que es la verdad, la idea; la metafísica.

 

6.- …y viceversa

 

Este apartado no es sino una reflexión personal obtenida de la “observación” (no lo admitirían los eleáticos como fuente de verdad) de las nuevas ideologías que han regresado, después de 2500 años (quizás no dejaron nunca de existir) a apoyarse en los mitos y en las religiones que los difunden para explicar y defender la problemática de una sociedad falta de filósofos como los presocráticos que sustenten el avance social en la razón, en las ideas surgidas del pensar de los hombres. “Adelante hacia el pasado” (República de Platón)

 

 

                                                           Pamplona/Iruña, 20 de Noviembre de 2009

 

Documentación utilizada:

Clases de R. Campione

Textos de Aristóteles

Textos del Génesis (La Biblia)

Libro “El mundo de Sofía” de Jostin Gaarder

Libro “Génesis” de Bernard Beckett

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ANEXO 1

 

 

ANEXO 2

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: